Ir al contenido principal

PICO MACIENDOME

Un día espléndido para una ruta inolvidable. La ascensión del pico Maciéndome, entre los concejos de Caso y Ponga, se convirtió en una ruta de ésas que no se olvidan. El tiempo acompañaba y no había bruma ni calima, con lo cual, la visibilidad era extraordinaria. Además, nos acompañó una hermosa perrita desde el pueblo de Pendones, que a pesar de encontrarnos con varios montañeros, no nos abandonó, haciendo cumbre con nosotros y divirtiéndonos. No cabe duda, supo conquistarnos. 



































Comentarios

Entradas populares de este blog

Entre Caléndulas

Es increíble y espectacular lo que se puede descubrir en dos metros cuadrados de flores y prado, sólo con que te fijes bien en todo lo que te rodea. Un maravilloso mundo minúsculo y otro, aunque no tanto, lleno de vida y color. Aparte está, lógicamente, el tiempo entretenido que te lleva fotografiar una y otra vez a cualquier insecto que se acerque y pose, alguno descaradamente, para la eternidad. 
Dejo en esta entrada alguna curiosidad y muchas fotos de las caléndulas y sus habitantes, algunos, como podréis observar impresionantes.

Azucena, caldo, caléndula, caléndula oficinal, calta, caréndula, clavel, clavel de huerto, clavelina, clavellinas, clavel silvestre, corona de rey, coronas de rey, espantanovios, esposa del sol, flamencuela, flamenquilla, flor de difunto, flor de muerto, flor de pastor, flor de todos los meses, hierba centella, hierba del podador, maravilla, maravilla de jardín, maravillas, maravillas mexicanas, maravillas tudescas, margarita, marquesita, mercadela, mercader…

Brañarronda y los tejos

Hermosa ruta otoñal para disfrutar de los no menos hermosos colores que esta estación nos ofrece gratuitamente. Robles, abedules, serbales y tejos milenarios nos ofrecen un cromatismo espectacular.



















Día de Playa

El día presumía de ser aciago para la fotografía a orillas del mar. El cielo totalmente cubierto, las nubes totalmente planas y además la bruma del oleaje, no resultaba muy esperanzador. Aún así, nunca se debe perder la esperanza ni la paciencia. Por la tarde y después de una suave lluvia, el panorama cambió y aprovechando una brecha de las nubes en el horizonte pude pasar un rato de lo más apasionante a orillas del Cantábrico