Ir al contenido principal

PEÑA NEGRA

 29 de marzo de 2012. Desde el Puerto San Lorenzo, entre Teverga y Somiedo, se inicia esta ruta con la finalidad de llegar a la cima de Peña Negra.


Panel informativo en el Puerto San Lorenzo del Camín Real de la Mesa.
 Iniciamos nuestra andadura por el camino que otrora fue vía importante de comunicación romana
 Los pastos de alta montaña, son aprovechados por el ganado equino, vacuno y bovino, en gran abundancia por esta zona.
 Las brumas intensas, sobretodo hacia el norte, hacían que la visibilidad fuese reducida, impidiendo ver con claridad el paisaje.
Poco despues del comienzo, en las zonas sombrías, aún quedaban retales de nieve.
 Llegamos a la venta de Piedrajueves
 Cruzamos el cercado en el puerto de Piedrajueves
 Un pequeño can, se une a nuestra compañía. Nos miraba algo aturdido, seguro se dio cuenta que no iba con nosotros.
 No estábamos sólos, un padre y su hijo, nos adelantaban en el juego la bola. Nos encontraríamos de nuevo en la cima de Peña Negra.
Kilómetro diecisiete del camín Real de la Mesa

Mojón de Peña Arcecha, al fondo se divisa Peña Negra.

 Sacando fotos. Al llegar a la braña la Corra, el dedo se desató apretando el botón sin parar.
 Una cabaña típica de las brañas somedanas.
 Conjunto de cabañas de la braña la Corra. Al fondo Peña Negra, nuestro destino.
 Un alto en el camino para disfrutar de las vistas. Al fondo picu Michu con poca nieve.
 En la cara norte de Peña Negra, quedaba bastante nieve, lo que nos obligó a poner las polainas.
 Y así con paso tranquilo y sin prisas, acometimos el repecho nevado que nos lleva a la cima
 Aprovechamos, ya cerca de la cima, para fotografiar el paisaje y a los montañeros
Por fin en la cima
 Y después de comer, cada un buscó su cama dura. La mía, pues eso, demasiado dura.
 Iniciamos la bajada por una canal, que se me antoja, un pelín delicada. Cuidadín.
 En medio de las moles rocosas la canal por la que descendimos, luego todo piedras y brezos.
Los bígaros desde el camín Real de la Mesa 

 En algunos charcos habidos por el camín Real, nos encontramos con multitud de huevos de anfibios en su estado inicial, antes de su metamorfosis.
 Nostalgia y recuerdos de lo alcanzado y de lo vivido en la cumbre de Peña Negra.
 Agua fresca para aliviar el calor, aunque no era excesivo.
Hermoso mastín del que guardo un recuerdo en mi mochila, el muy cochino, como si no tuviera  otro sitio donde hacer sus cosas. Por lo menos se dejaba acariciar.
 De retorno, en la braña la Corra.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Entre Caléndulas

Es increíble y espectacular lo que se puede descubrir en dos metros cuadrados de flores y prado, sólo con que te fijes bien en todo lo que te rodea. Un maravilloso mundo minúsculo y otro, aunque no tanto, lleno de vida y color. Aparte está, lógicamente, el tiempo entretenido que te lleva fotografiar una y otra vez a cualquier insecto que se acerque y pose, alguno descaradamente, para la eternidad. 
Dejo en esta entrada alguna curiosidad y muchas fotos de las caléndulas y sus habitantes, algunos, como podréis observar impresionantes.

Azucena, caldo, caléndula, caléndula oficinal, calta, caréndula, clavel, clavel de huerto, clavelina, clavellinas, clavel silvestre, corona de rey, coronas de rey, espantanovios, esposa del sol, flamencuela, flamenquilla, flor de difunto, flor de muerto, flor de pastor, flor de todos los meses, hierba centella, hierba del podador, maravilla, maravilla de jardín, maravillas, maravillas mexicanas, maravillas tudescas, margarita, marquesita, mercadela, mercader…

Día de Playa

El día presumía de ser aciago para la fotografía a orillas del mar. El cielo totalmente cubierto, las nubes totalmente planas y además la bruma del oleaje, no resultaba muy esperanzador. Aún así, nunca se debe perder la esperanza ni la paciencia. Por la tarde y después de una suave lluvia, el panorama cambió y aprovechando una brecha de las nubes en el horizonte pude pasar un rato de lo más apasionante a orillas del Cantábrico











Brañarronda y los tejos

Hermosa ruta otoñal para disfrutar de los no menos hermosos colores que esta estación nos ofrece gratuitamente. Robles, abedules, serbales y tejos milenarios nos ofrecen un cromatismo espectacular.